El Capitalismo


Se denomina así al sistema económico que se basa en el predominio del capital como elemento de producción y creador de la riqueza.

FALSA IGUALDAD

En realidad lo que ha dado en llamarse "capitalismo", no es otra cosa que la faz económica del sistema liberal. En el orden de las ideas reconoce su lanzamiento público con la Revolución Francesa, que al grito de "libertad, igualdad, fraternidad" destruye toda forma de asociación y entrega a los trabajadores al juego inhumano de la oferta y la demanda.

Esto significó una incalificable explotación de los trabajadores por parte de los patronos, respaldada jurídicamente por la ficción que sostenía la igualdad de ambas partes de la contratación laboral. "Si trabajadores y empresarios son iguales, son libres por tanto de aceptar o no las condiciones de trabajo" pregonaban los capitalistas. Pero como es fácil advertir, muy distinta es la libertad del que posee los medios de pago y la del que necesita un salario para subsistir.

PRESCINDENCIA DEL ESTADO

Mientras en el orden económico, las empresas acumulaban beneficios merced a un sistema que admita la explotación del hombre por el hombre, en el orden político el Estado se declaraba prescindente. No intervenía para evitar esa injusticia: su lema fue "dejar hacer, dejar pasar..."

CAPTACIÓN DEL PODER POLÍTICO

Esta actitud de las democracias demo liberales permitió que a su amparo se crearan y crecieran enormes poderes paralelos al del propio Estado y se entronizara por tanto, una prepotencia económica despótica en manos de muy pocos.

LA EXPLOTACIÓN CAPITALISTA

Perón ha definido al capitalismo como "una fuerza de aglomeración, fría, internacional sin patria ni corazón. Es, en otras palabras, la aglutinación de lo espurio del dinero. Es también el acaparamiento de la riqueza".

Esa actitud del capitalismo que busca unificar el poder económico con el poder político, lo lleva a erigirse en instrumento de dominación. "Las economías de los países coloniales se han caracterizado -ha observado Perón- por estar al servicio del capital y nosotros queremos lo inverso; el capital al servicio de la economía".

FUNCIÓN SOCIAL DEL CAPITAL

Esto no significa que el justicialismo aliente la eliminación del capital, ni el enfrentamiento esterilizador entre las dos fuerzas que posibilitan la producción: "las luchas entre el capital y el trabajo son siempre destructivas y no hay ganancia para ellas, ni para una parte ni para la otra" (Perón). Por el contrario, lo que ha buscado siempre el justicialismo es reubicar al capital en su legitima función; así lo ha indicado el General: "muchas veces lo he dicho: necesitamos brazos, cerebros y capitales. Pero capitales que se humanicen en su función especifica, que extraigan la riqueza del seno de la tierra con el trabajo fecundo y que sepan anteponer su función social a la meramente utilitaria. Rechazo, en cambio y formulo mi más enérgico repudio, al dios del oro, improductivo y estático, al supercapitalismo frío y calculador".

- Extraído de "Pampa", Año 1 N° 2, Noviembre de 2000

posted by Nacionalista @ 6:15 da tarde,

0 Comments:

Enviar um comentário

Links to this post:

Criar uma hiperligação

<< Home